Defensa personal. Mentalidad a adoptar

Por sobre todo, lo más importante para recordar es mantener una actitud mental positiva. Tu atacante esta  intentando ejercer control sobre vos. Intenta evitar entrar en una confrontación de fuerza física con el, la naturaleza esta en tu contra. En su lugar, una fuerte y confiada actitud mental combinada con algunas estrategias y técnicas aprendidas en este curso aumentara enormemente tus oportunidades de sacarte de encima a tu atacante.

El agresor cree que tiene el control. Tu trabajo es hacerle saber que vos tenés el control, y no él.

Sin importar que pase, en última instancia sos vos quien controla la situación: el atacante en si es un mecanismo de acción y reacción. Tu atacante actúa, y vos reaccionas. Tu reacción puede hacer la diferencia y determinar el éxito o fracaso del agresor. Tu reacción puede salvar tu vida. Intenta mantener la mente clara. No es algo fácil de hacer pero dará la ventaja: tu atacante esta esperando que ruegues, llores, o muestres terror en cualquier manera. El no espera que hables de una manera controlada y tranquila. El no espera que pelees. Diversos estudios muestran que las mujeres que se resisten activamente y actúan con rapidez y claridad lograr evitar que la violación llegue a concretarse, a diferencia de las que actúan pasivamente sin mostrar resistencia. El momento óptimo para actuar es durante los primeros 20 segundos de la situación, cuando el cuerpo libera sustancias químicas que te ayudan y preparan para una pelea.

¿Cómo actuar ante un ataque?

Diversos estudios muestran que la mayoría de los violadores (más de 80%) se ven imposibilitados de concretar la violación si la resistencia física.

Si estas siendo atacada, ENOJATE! Pelea con toda la furia y el odio que puedas juntar. Golpea, grita, grita mas fuerte aun! NO dejes de pelear ni te des por vencida. Si lo que estas haciendo no da resultado, no es muy tarde, intenta otra cosa. Si no podes recordar lo que aprendiste en este seminario, no entres en pánico, confía en tus instintos. Si te lastiman, te golpean o patean, la esperanza NO esta perdida… La adrenalina se encargará del dolor. Enójate aun mas, pele mas duro! NUNCA dejes de pelear ni te rindas.

Si te encuentras en una situación que te tienen agarrada o te amenazan con un arma, o en la que no puedas resistirte, quizás tengas que fingir cooperación, incluso deseo (seguir teniendo el control de la situación) para que tu atacante baje la guardia y tome confianza. En el momento en que él te suelta, baja su arma o intenta quitarse la ropa, ataca con toda tu furia. Intenta buscar cualquier cosa que pueda ser usada como un arma (ver armas no convencionales). Pelea con todo lo que tengas. Mira al atacante directo a los ojos. Decile con voz fuerte y firme que no vas a permitir que esto ocurra. ¡No dejes de luchar!

¿Dónde golpear? Puntos letales del agresor

Primariamente busca la cara y el cuello, húndete los ojos con tus dedos, muerde, tira del cabello, dobla las orejas hacia abajo (no requiere mucha fuerza arrancar una oreja), golpea con puños, patadas, rasguña el cuello, ataca a la zona genital, patea las rodillas y las tibias, pisa con tus tacos los empeines y las puntas de sus pies. (Ver técnicas agravatorias). Intente evitar golpear al cuerpo.

Maximiliano Pisetta

Licenciado en Actividad Física y Deportes. VI Dan en Choi Kwang DoInstructor Master de Choi Kwang Do VI Dan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: